Os presentamos al nuevo miembro del #Nadadenadateam, Jacobo Garrido. Una joven promesa de la natación adaptada, perteneciente al C.N Liceo Coruña de tan solo 15 años. Garrido, tiene un objetivo claro, ser campeón del Mundo.

 

Jacobo tras proclamarse subcampeón de España de natación adaptada

  • Defínete en 3 palabras:

Trabajador, competitivo y tranquilo

  • ¿Por qué la natación?

El médico a los 6 meses me dijo que por el problema de la pierna me vendría bien nadar.

  • ¿Qué piensas cuando estás en el poyete?

Pienso en hacerlo lo mejor posible para ganar a mis rivales.

  • ¿Con qué momento te quedas en la natación?

Cualquier éxito con compañeros, por ejemplo en un relevo

  • ¿Qué valoras más una marca o una medalla?

Valoro más una marca

  • ¿Hasta dónde te gustaría llegar en la natación?

Me gustaría ser campeón del mundo.

  • ¿Alguien en el que te inspires día a día? ¿Porqué?

No me inspiro en nadie

  • ¿A qué te gustaría dedicarte cuando dejes la natación?

Me gustaría seguir en el mundo de la natación pero como entrenador.

 

                                                                   

 

Jacobo en el Campeonato de España

  •  Cuéntanos un día tuyo, desde que te levantas hasta que te acuestas:

Cuando tenemos doble sesión (3 días a la semana) me levanto a las 6.15. El entrenamiento es de 7:oo a 8.30h. Después voy al vole hasta las 13.50, como y voy a entrenar de nuevo de 15h a 18h (agua y físico), al salir estudio, ceno y…. a dormir.

Los martes y jueves como sólo hacemos 1 sesión me levanto a las 7.30h, voy al cole y por la tarde entreno de 18h a 21h.

  • ¿Un rival?

Depende de la prueba y la competición.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de nada de nada?:

Los botes y los gorros.

 

  • ¿Qué es lo que recuerdas de tu primera competición?

Fue como promesa y como club quedamos terceros.

 

  • ¿Cuál es el mejor consejo que te hayan dado?

Que el trabajo diario siempre tiene recompensa.

 

 

  • ¿Alguna manía antes de competir?

Esperar a que suban casi todos los nadadores al poyete antes de la prueba.

 

Jacobo Garrido